UNIÓN POLÍTICA

Alrededor del 50% de la población en Portugal y España está de acuerdo en conseguir una Federación Ibérica (Centro de Análisis Sociales de la Universidad de Salamanca, en colaboración con Centro de Investigaçâo e Sociología de Lisboa, 2011).

La Federación Ibérica Democrática (FID) se presenta como un camino posible, y necesario, para avanzar en la construcción de Europa. De hecho, la Federación Ibérica podría ser la primera realidad plurinacional de la Unión Europea. En ningún caso la unión debe de significar pérdida de la propia identidad y sí abrir la mente y el espíritu, la geografía y la economía, a posiciones más grandes, más amplias. Sería el primer paso hacia una verdadera integración europea pero también, muy conscientemente, hacia una Federación Iberoamericana de naciones.

Esta iniciativa es sólo el germen de una idea que desea crecer y hacerse grande. El ilusionante proyecto de una Federación Ibérica Democrática no se parece en nada a la vieja y recelosa pretensión de los nacionalismos español y portugués, gallego, canario, azoriano, catalán o vasco, es un proyecto completamente nuevo, democrático y fundado en los deseos de hermandad y solidaridad de la gente popular, desde el respeto mutuo y la valoración de las diferencias.

volver